ANTECEDENTES

La Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas (Estrategia VEA) fue elevada a Consejo de Ministros de 26 de junio de 2015 y presenta la situación actual en España, de cada una de las alternativas a los combustibles convencionales para el transporte, identificando las medidas necesarias para su promoción y  las administraciones o agentes sociales responsables de su implementación.

Acceda a la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas (VEA): Link

 

La Directiva 2014/94/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014, relativa a la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos establece en su artículo 3 que cada Estado miembro adoptará un Marco de Acción Nacional para el desarrollo del mercado respecto de los combustibles alternativos en el sector del transporte y la implantación de la infraestructura correspondiente.

Acceda a la Directiva 2014/94/UE: Link

 

Con fecha 30 de julio de 2015, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno aprobó la creación de un Grupo Interministerial, presidido por la Secretaría General de Industria, para la elaboración y coordinación del “Marco Nacional de energías alternativas para el Transporte” dando así respuesta a lo establecido en la Directiva 2014/94/UE de 22 de octubre, del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos.

El 9 de diciembre de 2016, mediante Acuerdo de Consejo de Ministros, se aprobó el Real Decreto 639/2016,  de 9 de diciembre, por el que se transpone la Directiva del ordenamiento jurídico español, así como el Marco de Acción Nacional español de energías alternativas en el transporte.

Acceda al Real Decreto 639/2016,  de 9 de diciembre: Link

Acceda al Marco de Acción Nacional de energías alternativas en el Transporte (MAN): Link

 

España, que ya produce vehículos de energías alternativas, aspira a convertirse en país de referencia tecnológica a nivel europeo tanto en vehículos, como en componentes e infraestructuras de recarga y suministro.

El fomento de este tipo de energías supone una clara oportunidad para España que cuenta con un alto potencial industrial, ya que posee gran conocimiento y experiencia en las tecnologías de vehículos alternativos.

 

 

¿Por qué utilizar energías alternativas?

El fomento de energías alternativas y el posicionamiento de España como referencia del sector, permitirá no sólo el cumplimiento de los compromisos adquiridos con la unión europea sobre reducción de emisiones de CO2, si no que además traerá consigo importantes beneficios:

  • Beneficios energéticos. Se favorece la diversificación energética, menos dependencia exterior.
  • Beneficios medioambientales. Todas las alternativas a los combustibles convencionales implican reducción de emisiones de gases contaminantes.
  • Beneficios a nivel industrial. El desarrollo de una industria en España asociada a los combustibles alternativos en el transporte permite posicionar a España en un mercado clave.

Además, para el ciudadano, la adquisición de este tipo de vehículos presenta una serie de ventajas:

  1. Ahorro en el gasto de combustible. Aunque su compra puede suponer una inversión inicial superior, dados los ahorros económicos en el consumo de combustible y los menores gastos de mantenimiento, pronto se amortiza la inversión generándose ahorros en la movilidad diaria.
  2. Con carácter general, son vehículos más silenciosos, con conducción suave y agradable.
  3. En determinadas ciudades, el ciudadano puede disfrutar de ciertas ventajas asociadas a los vehículos más limpios, como es el aparcamiento gratuito en zona de estacionamiento regulado, acceso a zonas restringidas al tráfico, exención de peajes o beneficios fiscales en ciertos impuestos como el IVTM.

Para más información sobre el despliegue de los vehículos con combustibles alternativos en Europa, consultar Observatorio Europeo de vehículos con combustibles alternativos. EAFO